Buscar palabras clave en la documentación    Buscar Ayuda

Doc. Ref. 7976
Título: Control de la actividad de los trabajadores
Autor: Jaime Elías
Última actualización: 01/12/2006


Control de la actividad de los trabajadores

Resumen del artículo de Jaime Elías en Expansión: "¡El jefe está dentro de mi ordenador!" Las empresas cuentan hoy con armas más efectivas para saber si sus trabajadores envían correos electrónicos personales en horario laboral o navegan por páginas que nada aportan al informe que tendrían que haber entregado ayer. Pero existen límites.

Los registros de las cuentas de email profesionales, de los números a los que llaman los trabajadores desde el teléfono de su mesa o la fiscalización de las direcciones de Internet no son medidas ilegales. En España, no existe una normativa específica para regular las nuevas tecnologías en los entornos laborales. Son los tribunales de Justicia, a través de las sentencias que dictan, los que marcan el camino de lo que se puede hacer y lo que no.

En España, no existe una normativa específica para regular las nuevas tecnologías en los entornos laborales. Son los tribunales de Justicia, a través de las sentencias que dictan, los que marcan el camino de lo que se puede hacer y lo que no. Si la compañía cuenta con un código de conducta conocido por el trabajador, podrá registrar el correo electrónico profesional del empleado. Según una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, el uso extraproductivo del email "supone una clara infracción del deber de lealtad laboral que justifica la decisión empresarial de extinguir el contrato".

¿Y si no está avisado el trabajador? "El registro sin consentimiento o información previa al empleado es la medida más agresiva, aunque no sea ilícita en la totalidad de las situaciones", apunta Fermín Guardiola, socio del bufete de abogados Baker & McKenzie. En este caso, "los tribunales " apunta "aplicarán con más rigor la doctrina del Tribunal Constitucional", con el fin de que no sean vulnerados ninguno de los dos derechos fundamentales en juego" (el derecho al secreto de las comunicaciones y el de la intimidad personal).

Para el catedrático en Derecho del Trabajo y socio del despacho Cuatrecasas, Salvador del Rey, el último desafío al que se está enfrentando la Justicia en este campo tiene que ver con la telefonía móvil. "¿Puede la empresa conocer el registro de los números a los que un trabajador está llamando desde un teléfono de la empresa? La respuesta es que sí. Pero, ¿puede prohibir que usemos en horario laboral nuestro teléfono personal?", apunta Del Rey. La respuesta es también positiva.

Con la primera medida, los empleadores pueden conocer si sus subordinados están llamando a números personales. Y no sólo para ahorrar costes: una hora de llamada a Australia desde España puede costar a un trabajador el precio de la conexión, además de la retirada de una hora de sueldo. Lo que nunca podrá el jefe es pinchar el teléfono para saber el contenido de la llamada. Según los tribunales, estaría vulnerando su derecho a la intimidad.

El mismo control de registro se puede realizar a los sitios de Internet que visita un empleado en el trabajo. Eso sí: siempre, con aviso previo. Recientemente, el Tribunal Supremo se manifestó sobre la decisión de la empresa T&D Innovación y Mantenimiento S.A. de despedir a un trabajador por ver páginas con contenido sexual. Era verdad que el empleado había hecho un uso abusivo de los medios informáticos del trabajo. Pero a la empresa se le había olvidado una cosa: avisar de que estaban prohibidas estas prácticas. Tags Relacionados:

Control Proyectos Empleados Dedicaciones