Buscar palabras clave en la documentación    Buscar Ayuda

Doc. Ref. 8445
Título: El nivel de protección que proporcionan las copias de seguridad
Autor: Philippe Calvó
Última actualización: 30/10/2009


El nivel de protección que proporciona las copias de seguridad.

La presencia cada vez mayor de la informática en todos los ámbitos hace que la seguridad adquiera un papel fundamental. Disponer de copias de respaldo es imprescindible. Pero además de disponer de ellas, es necesario garantizar que son lo suficientemente recientes.

Personalmente me gusta analizar dos parámetros a la hora de ver el nivel de protección que tenemos: El tiempo máximo que puede haber pasado desde la última copia realizada (Periodo de Copia) y el que hay entre cada dos copias que archivamos (Periodo de Archivo). Si realizamos copias, por ejemplo, cada día, puede parecer que ambos tiempos son el mismo: 24 horas. Pero hay que tener en cuenta que no conservamos todas las copias que hacemos, algunas las sobreescribimos. Podría ocurrir, por ejemplo, que conservemos sólo una copia por semana.

No vamos a entrar, en este documento, en el tipo de soporte en el que vamos a hacer la copia. En la actualidad existen muchas y nuevas posibilidades para hacer copias de respaldo.

La última copia realizada nos protege los datos en el caso de fallo del disco duro principal del servidor, pero no de una pérdida de datos (por ejemplo por que un usuario borre por error y sin darse cuenta un archivo) que se detecte después de un tiempo, ya que ya se habría replicado en la siguiente copia.

El periodo de copia, nos indica, por lo tanto, la cantidad de datos que perderemos en caso de un fallo. Según el tipo de actividad realizada, una periodo de 24h puede ser adecuado (una pequeña oficina) o inaceptable (un punto de venta). Las tecnologías actuales permiten reducir mucho este periodo usando discos espejo con un coste bajo.

Pero, tal como hemos comentado, si tenemos un periodo de copia muy bajo (por ejemplo una hora) pero lo hacemos siempre en el mismo soporte, estaremos sujetos a pérdidas que no se detecten al instante, por ejemplo, ese usuario que accidentalmente borra un documento. Si el problema se detecta cuando ya se he hecho una nueva copia en el mismo soporte, el documento tampoco estará en el respaldo. Esta limitación se soluciona archivando soportes.

El periodo de archivo nos indicará el riesgo de perder datos por problemas que no se han detectado a tiempo. Si tenemos, por ejemplo, un periodo de archivo de una semana y se produce una perdida de datos que ya se ha replicado en la última copia, podremos recuperarla desde una copia de archivo que como máximo tendrá una antigüedad de una semana.

La copia de archivo, además, se suele almacenar en un lugar físicamente externo por lo que también nos protege de siniestros graves como un incendio.

La copia de archivo se puede organizar en periodos de archivo diferentes en función de la antigüedad. Por ejemplo, se puede conservar una copia de archivo para cada hora del día actual, cada día del último mes, una para cada semana del último semestre y una mensual para fechas anteriores.

El tipo de copias se realizan en diferentes tipos de soportes y aplicaciones en función de su periodicidad. Un ejemplo sería:

Con esta estrategia se podría calcular la información que se podría perder en cada posible problema.

Tags Relacionados:

Script Seguridad Tareas Ejemplo